katastrophe Sobre el hipnotismo no faltan publicaciones. ¿Alguna vez pensó las consecuencias de una sesión de hipnotismo? Así como quede en ridículo por comportarse como animales, puede también comenzar a hablar otro idioma y cuando le pregunten su nombre, la respuesta puede ser Adolf Hitler.

Randall Boyle describe en su primera novela para adultos –Katastrophe-la mala suerte del profesor Hank Thorwald al prestarse para una sesión de hipnotismo de su colega Perry Wilson. Bajo el trance comienza a hablar en alemán frente a un grupo de amigos y de su propia esposa, Rebecca, quien sabe perfectamente que Hank no conoce otra lengua más que el inglés.

La historia transcurre en un pueblo pequeño de Estados Unidos y como en todo lugar reducido, el rumor de lo sucedido se comenta de boca en boca. A partir de allí, los sabotajes a Hank resultan innumerables causando un estado de paranoia que lleva a preguntarse al lector si uno es capaz de resistir lo que enfrenta la familia Thorwald: asedio de la prensa, repudio de grupos contrarios a Hitler, malos entendidos propiciados por los seguidores del líder nazi.

El libro, que no es de una escritura exquisita, atrapa en el laberinto de intentar alcanzar la salida a un asunto que no parece tener muchas soluciones posibles. Cómo si citar frases en alemán al ton ni son no fuese suficiente, Hank se las verá con un periodista odiado en busca de la gran primicia.

En paralelo, desde Alemania, el personaje del millonario Von Weissenheim se enfrenta a la Juventud Hitleriana mientras realiza la búsqueda del cuerpo de Hitler (tan sólo para dejar su apellido en la historia). En sus numerosos viajes se las verá con un abogado extraño quien lo acompañará en la búsqueda motivado por sus propios intereses.

En las 600 hojas del libro, las historias de todos los personajes van entrecruzándose. Es visible que Boyle no está acostumbrado a escribir novelas para adultos porque su escritura es propia de los textos para adolescentes: no ahonda en la descripción ni en el detalle y pone énfasis en seguir un hilo coherente entre todas las vidas que se mezclan. Sin embargo, sabe cómo mantener expectante al lector en una novela de suspenso que plantea un interrogante en cada página. Un libro para quienes buscan entretenerse un rato sin demandar demasiado de su autor más que la expectativa de poder encontrar la explicación que hace temer al hipnotismo: de ningún modo Hitler puede resucitar, ¿O sí?

María Rosario Arán

CRÉDITOS  DE LA IMAGEN

Anuncios